Busca en el blog :)

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • RSS Feed

miércoles, 16 de mayo de 2012

Last Moon_Capitulo Tres

3 comentarios:
 
Summary: Jasper tuvo que sufrir las consecuencias que sus actos le dejaron al intentar morder a Bella en su cumpleaños, el abandono por parte de la familia Cullen. ¿Qué ocurrirá cuando logre disculparse? J/B. R: M.
Advertencia: Este fic tiene rating M por futuros Lemmons y por el vocabulario. Ya saben, si no les gusta, vuélvanse por donde llegaron. No quiero ser mala, pero luego no quiero reclamos si ya hice advertencia.


3.-Capitulo Tres
Last Moon
By Ally Cullen-Black
&.
Bella POV
“TIK, TOK, TIK, TOK…”
“¡Estúpidos sonidos de mi despertador!” Pensé bufando mientras me giraba en mi cama. Hacía ya varias horas que estaba recostada boca arriba, mirando al techo sin poder conciliar el sueño, gracias a la rutina diaria de mis noches. Me acostaba con esperanzas de dormir un poco; a las horas, que se sentían como minutos, despertaba gritando por mis pesadillas; y por último, me despabilaba pensando en ÉL, en cómo me había usado, para luego tirarme como un trapo usado y sucio. Pero a pesar de odiarlo con lo más profundo de mí ser, aún lo amaba, y eso era lo que más dolía.
En el resto de la noche, pretendía dormir, pretendía haberlo superado, aunque no fuera cierto.
Escuché unos cuantos golpes contra mi puerta, supe que era Charlie, por lo que susurré un delicado “Adelante”, antes de que entrara con su típica sonrisa de compasión y sus ojos llenos de lastima.
—Bells, esta noche volveré tarde. No me esperes despierta, ¿sí? —Dijo con un tono raro en su voz. —Iré hasta Seattle a verificar cómo va todo en la estación.
—De acuerdo. —Dije sentándome en mi cama refregando mis ojos. Aparentando que había dormido algo. —Cuídate, ¿sí, papá? —Le pedí casi con suplica.
—Siempre lo hago. —Contestó Charlie asintiendo. —¿Estarás bien?
—Sí, no te preocupes. Jacob me llevará hoy al Instituto. Al menos hasta que mi camioneta esté lista. —Aclaré, viendo el brillo de esperanza saliendo de los ojos de Charlie. El asintió conforme antes de darme un beso en la frente e irse.
Escuché cerrarse la puerta de entrada, y a los minutos, el auto patrulla de Charlie alejarse. Suspiré cansada y miré el reloj sobre mi mesa de noche. 06:15 a.m., Martes. Volví a suspirar antes de quitarme las sábanas de encima y levantarme.
Tomé una ducha rápida y me cambié con unos jeans azules, una camiseta de mangas largas color canela, mi chaqueta gris y mis típicas Converse negras. Luego bajé a la cocina con un extraño presentimiento, como si algo fuera a cambiar en ese día.
Era raro. ¿Cuándo había sido la última vez que había sentido algo parecido? Mi cumpleaños… Mejor ni recordarlo.
Tomé un rápido desayuno que solo consistió en un nutritivo jugo de naranja exprimido y dos tostadas con mermelada. Casi me faltó la mitad de mi jugo cuando Jake tocó la bocina del auto prestado por su hermana mayor. Dejé todo en la encimera de la cocina, tomé mi nueva mochila -regalo de Jake- y corrí hacia afuera.
—¡Hey, Bells! —Dijo Jacob con su gran sonrisa de siempre.
—Hey, Jake. —Le saludé cerrando la puerta del auto. Eso era extraño. Me había acostumbrado demasiado a la… su caballerosidad, que olvidé que los jóvenes del siglo XXI no hacían ese tipo de cosas, a no ser que quisieran algo de ti.
El camino al Instituto fue divertido. Jake siempre lograba levantarme el ánimo con sus estúpidos chistes y su casi irrompible sarcasmo. Él lograba que el agujero en mi pecho se sanara, al menos, hasta que me quedaba sola.
—Adios, Jake. Y gracias, otra vez, por traerme. —Le agradecí sinceramente cuando aparcó en el estacionamiento mientras me bajaba y cerraba la puerta.
Él se quedó mirando serio detrás de mí. Fruncí el ceño confundida por su repentino cambio de humor. Vi como sus manos tomadas al volante comenzaron a temblar, al igual que su cuerpo, y su respiración se hiso más acelerada.
—¿Jake? ¿Estás bien?
—Ehh… Sí, lo siento. Nos vemos luego, Bella. —Dijo saliendo a toda prisa. ¿Qué demonios le ocurría? ¿Por qué había sido ese drástico cambio de humor?
Me giré siguiendo la dirección en la que él se había quedado mirando.
Sentí mi pecho contraerse y mis pies clavarse al suelo viendo como se acercaba hacia mí, casi con miedo. Mi vista comenzó a nublarse y mi respiración se aceleraba al punto de sentir los latidos de mi corazón en mis oídos.
—Hola, Bella. —Dijo a unos cuantos metros lejos de mí.
—Jasper… —Susurré con mi voz resquebrajada. Sentí una ola de calma invadirme. ¡Diablos! Había extrañado tanto ese don de Jasper. De poder calmarme hasta en los momentos más tensos. Lograba que me sintiera mejor, y eso era reconfortante.
Miré detrás de su espalada, pero no había nadie por allí, salvo una pareja apoyada contra los árboles que daban inicio al bosque. Ella tenía el pelo negro y largo, y él era rubio, alto y musculoso, como Jasper.
Cuando volví mi vista a él, me percaté de que él también miraba a mi espalda, como si buscara a alguien.
—Bella, yo… solo quería decirte que lo siento. Yo… —Dijo antes de suspirar y pellizcarse el puente de la nariz en un reflejo de nerviosismo. —No existe excusa para el error que cometí al intentar lastimarte, y de verdad, lo siento mucho. —No podía creer lo que mis oídos estaban escuchando, estaba en shock. Y al mismo tiempo, podía ver la clara culpa que Jasper se echaba sobre sí mismo por lo ocurrido en ese trágico día. No lo permitiría.
—Jasper, no necesitas disculparte. —Dije en un vano intento de que mi voz saliera normal, suave, pero podía sentir esa opresión en mi pecho que me impedía casi respirar tranquilamente y mis lágrimas peleando por salirse de mis ojos. —Por favor, no te disculpes por algo que fue por mi culpa. Yo debería ser la que tendría que pedir disculpas…
—Bella, tú no hiciste nada. —Me interrumpió acercándose un par de pasos. No me moví, no le temía. Al fin y al cabo, seguía siendo alguien especial para mí a pesar de que nunca hubiéramos entablado una conversación de más de un “Hola, ¿cómo estás?” y un “Adios”. —Eres humana, y un curioso imán ‘atrae problemas’. —Dijo en broma intentando aliviar la conversación. —No fue tu culpa.
—La tuya tampoco. —Contraataqué calmándome demasiado. Esa opresión de a poco, muy lento, comenzaba a desvanecerse, y podía sentir la ola de calma que Jasper me enviaba.
Él soltó una risa mirando sus pies y guardando sus manos en los bolsillos de su pantalón. Ahora que lo observaba mejor, estaba… distinto. Ya no usaba la típica camisa que de seguro Alice lo obligaba a usar de colores claros. No, él tenía puesta una camiseta negra que se veía bastante cómoda y unos gastados jeans negros. Me gustaba ese cambio. Pero, conociendo a Alice, de seguro habría protestado por esa forma de vestir de su esposo.
—Sigues siendo testaruda, Bella. —Dijo interrumpiendo mis pensamientos. Una ligera sonrisa se me escapó de los labios.
“Okey, Bella, es ahora o nunca.” Me dijo mi conciencia, ansiosa por saber algo de ella.
—¿Y… Alice? —Me animé a preguntar, aunque lo hice con un poco de timidez. Jasper frunció el ceño confundido.
—¿Qué? ¿Ella no está aquí? —Preguntó confundido. Repetí su acción con ese mismo sentimiento.
Negué con la cabeza en respuesta comenzando a sentir miedo. ¿Le habría pasado algo malo a Alice?
—Jasper, hace meses que no los veo, a ninguno. —Aclaré casi estúpidamente. —¿Acaso se encontrarían aquí? —Pregunté con esperanzas de poder volver a verla.
Sentí la confusión de Jasper chocar contra mí en una fuerte oleada. ¿Qué era lo que tanto lo confundía? No entendía nada.
—Bella, yo ya no soy un Cullen más.
¡¿QUÉ DEMONIOS…?! ¡¿Cómo que ya no era un Cullen más?! ¡¿Qué quería decir con eso?!
—¿Q-qué quieres decir con que ‘ya no eres un Cullen más’? ¿Ya no… estás más en la familia? —Pregunté sorprendida. Jasper asintió.
Justo en ese momento, el timbre sonó. Diablos. No, no ahora.
—Bella, sé que sonará raro, pero, ¿te importaría si a la salida vengo por ti y aclaramos todo esto?
“¡Gracias Dios!” Gritó mi conciencia al escuchar las palabras de Jasper. Bien, al menos, obtendría respuestas.
—Por supuesto que no, Jasper. Agradecería que lo hicieras. —Contesté con sinceridad. Él me sonrió antes de despedirse y caminar a velocidad humana hacia la pareja que estaba cerca del bosque.


 *se asoma con timidez* ¿Holó? ¿Alguien detrás de la pantalla? :B
Okey, primero en principal, MIL DISCULPAS por ser taaaan irresponsable.. ._. Acepto bullying por haberme tardado tanto, y eso que el cap ya lo tenía escrito... X.X
Ok, ya... .-. Ahora a lo importante:
¿Les gustó el cap? ¿Opiniones? :D
Love all ya'.
Peace. Out.
Ally C-B.

3 comentarios:

  1. geniallllllllll.,me encantaaaa....Besos...

    ResponderEliminar
  2. heyy cuando publicaas el siguiente caap... me estoy comiendo las uñas aun por saber que pasaa... :) publica pronto.. xoxo atte silvita

    ResponderEliminar
  3. Por favor termina la esta genial por fis por fis

    ResponderEliminar

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff